Aventura de enduro en los Dolomitas

24 January 2020

  • Montaña
  • Territory

Publicado por Pol Tarrés

Cuando planificas una nueva aventura, es difícil elegir el destino. Siempre piensas en algún sitio chulo, soleado, al que sea fácil llegar y que no esté masificado. Pero si consigues dar con él es muy probable que alguien ya se te haya adelantado y te haya robado todas las originales ideas que tenías...

Esta es la razón por la que elegimos los Dolomitas italianos, y os preguntaréis: "¿Pero no estábamos hablando de un sitio que no estuviese masificado?". Y sí, tienes razón: hay poca gente que no conozca el lugar, ya que es enormemente popular entre montañeros, escaladores y ciclistas. Pero, de momento, no es famoso entre los aficionados al enduro o el descenso y -por tanto- nadie que practique estas disciplinas se lo plantea como el destino ideal para sus vacaciones. Así que allí nos fuimos a hacer lo que más nos gusta: descubrir nuevos lugares y divertirnos al máximo.

 

 

Salimos de Barcelona por la mañana y pasamos la noche en un pequeño hotel a dos horas de Canazei. Al día siguiente, nos levantamos temprano y llegamos a Canazei, donde dejamos nuestros bártulos en el Hotel Cesa Tyrol para, poco después, salir a comer pizza. Aunque estábamos algo cansados del viaje, preparamos las bicis y nos fuimos a dar una vuelta. Ya era tarde, pero queríamos asegurarnos de dejarlo todo listo para el día siguiente. ¿Te imaginas irte hasta un lugar increíble para, una vez allí, darte cuenta de que no puedes montar en bici? ¿De que no que hay senderos o de que -si los hay– solo se permite recorrerlos a pie? Por suerte, este no es el caso de los Dolomitas.

 

 

MTB SELLARONDA TOUR

Mientras planificábamos el viaje, indagamos un poco y encontramos una ruta señalizada llamada MTB Sellaronda Tour. Se trata de un recorrido circular alrededor del macizo Sella, cuyo pico más alto es el Piz Boè. La ruta es perfecta para disfrutar de las sobrecogedoras panorámicas de los Dolomitas; un lugar que nadie debería perderse y que puede completarse tanto en bici como caminando. Un cómodo teleférico te lleva directamente hasta el comienzo de esta ruta de aproximadamente 42 km y diferentes grados de dificultad. Ofrece montones de variantes y posibilidades; entre ellas, realizarla en sentido horario o antihorario.

 

 

El MTB Sellaronda Tour cruza cuatro puertos de montaña: el Passo Pordoi, el Passo Campolongo, el Passo Gardena y el Passo Sella. Dado que se tarda un día completo en completar todo el trazado, hay que organizar muy bien la mochila con comida, agua y prendas para el frío y la lluvia, ya que el tiempo cambia constantemente. Aunque la zona te ofrece varios bike parks hasta los que puedes llegar directamente sin pedalear, también tiene otros que obligan a recorrer tramos de enlace, brindándote así la combinación perfecta para una jornada de enduro épica.

 

 

 

Esto fue precisamente lo que hicimos el primer día, y fue todo un acierto. No solo por las impresionantes vistas de las que disfrutamos, sino también porque al familiarizarnos con la zona pudimos llegar directamente hasta los bike parks que más nos gustaron.

Bike park de Val di Fassa:

Este fue el bike park donde mejor lo pasamos, ya que ofrece un montón de terrenos distintos, desde senderos con mucho flow y pedregosos hasta bajadas súper técnicas para los amantes del descenso.

 

 

Los senderos están bastante diseminados por todo el valle, pero lo mejor fue ir a descubrirlos; solo necesitas un mapa y buena compañía para averiguar dónde empieza cada uno y qué remonte debes tomar. ¡Os aseguro que merece la pena! La mayor sorpresa nos la llevamos cuando nos dimos cuenta de que solo una semana antes de llegar allí se había celebrado una carrera de la EWS en el mismo valle. Los senderos por los que discurría eran sencillamente espectaculares, y no solo por su calidad, sino también ¡por las vistas increíbles que ofrecían!

 

 

TRE CIME DI LAVAREDO

Tras pasar cuatro jornadas en Canazei, decidimos tomarnos el día libre y acercarnos hasta Tre Cime di Lavaredo. El viaje en coche fue largo, pero las panorámicas realmente merecieron la pena. Aunque no íbamos a montar, nos llevamos las bicis para hacernos fotos con ellas.

 

 

La zona ofrece algún que otro sendero ciclable, pero estábamos tan exhaustos después de los primeros días que decidimos descansar un poco. Al fin y al cabo, estábamos solo en el ecuador de nuestra aventura. Desde el parking hasta Tre Cime hay que caminar entre 35 y 40 minutos para disfrutar de la sobrecogedora panorámica de los tres picos: Cima Piccola, Cima Grande y Cima Ovest. Cuando te acercas a este icónico macizo, te sientes realmente pequeño, pero cuando te alejas y lo ves en su conjunto no puedes dejar de preguntarte cómo es posible que la naturaleza haya sido capaz de crear una cosa así.

 

 

UN SENDERO INESPERADO

Mientras volvíamos de Tre Cime di Lavaredo y Lago Di Braies con la esperanza de descubrir algún sendero ciclable entre increíbles paisajes de gigantescas y maravillosas montañas, nos topamos con lo que parecía el comienzo de una vereda junto a la carretera. Paramos, salimos del coche a toda prisa, nos subimos a las bicis y empezamos a recorrerla. Era larguísima y con mucho flow. De hecho, nos preguntamos si no se trataría de una línea de algún bike park. Nos gustó tanto que estuvimos montando hasta que se nos hizo de noche. Y es que, a veces, ¡las mejores cosas suceden cuando menos te lo esperas!

 

 

Aunque el bike park Trail Arena (en Val Gardena) posee pocas líneas, están adaptadas a todos los niveles. Desde senderos sencillos y con mucho flow hasta la Freeride Trail, un trazado repleto de pendientes pronunciadas, jardines de rocas, sectores rápidos y saltos entre troncos. Recorrimos todas y cada una de las líneas, y la que más nos gustó fue la que va desde Gran Paradiso (2.022 m) hasta Plan de Gralba (1.800 m). Esta tiene un montón de saltos y peraltes grandes y bien formados que nos recordaron a la pequeña A-Line del bike park de Whistler, así que la recorrimos una y otra vez hasta que cerraron los remontes.

 

 

Tenemos que advertirte que si lo que quieres es pasarte las vacaciones disfrutando de bike parks con los colegas hasta que se te agarroten los brazos, volver al hotel, darte una ducha, salir hasta las mil y repetir al día siguiente de resaca, puede que esta no sea tu mejor opción.

Pero si tu plan es vivir una aventura diferente y descubrir sitios nuevos, los Dolomitas son -sin duda- tu próximo destino. La zona ofrece cientos de senderos en los que perderte tantas horas como quieras, y siempre rodeado por las imponentes montañas que caracterizan a esta cordillera.

 

 

Durante nuestra estancia, montamos en multitud de bike parks –todos ellos muy buenos–, hicimos rutas, y hasta descubrimos senderos desconocidos al pie de la carretera, lo cual convirtió nuestro viaje en una increíble experiencia de exploración. Pero si hay algo que verdaderamente me apasiona de los Dolomitas es que aún esconde un montón de lugares de ensueño por descubrir. Como siempre, ¡haremos los posible por ser los primeros en explorarlos!

 

 

otros post