Orbea Teams

¡Mikel Azparren bate su propio récord y se queda a unos pocos minutos de completar el Camino de Santiago en menos de 24 horas!

2015-08-08

A pesar de no haber podido conseguir su objetivo: realizar el recorrido en menos de un día, el ciclista gipuzkoano ha marcado un nuevo hito al completar los 767 kilómetros que separan Roncesvalles de Santiago de Compostela en 24:15:35.

Mikel Azparren ha vuelto a hacer historia. El ciclista profesional de ultrafondo ha batido su propio récord y ha completado los 767 kilómetros que separan Roncesvalles de Santiago de Compostela en 24 horas, 15 minutos y 35 segundos. Una nueva proeza que fulmina su anterior registro de 24 horas 56 minutos y 35 segundos.

Como no hay dos sin tres, a las 12:00 h. del viernes día 7 de agosto Mikel se volvió a montar en su Orca con la intención de alcanzar una vez más su sueño: llegar a Santiago en menos de 24 horas.

El desafío comenzó con buenas sensaciones. Tras su paso por Estella, Mikel llevaba 15 minutos de adelanto con respecto al horario establecido. Con una temperatura de unos 21 grados pero con bastante viento, el gipuzkoano volaba por la carretera rumbo a Burgos, donde entró con ¡40 minutos por debajo de lo previsto!

Pedaleando sin rendirse


Rodando en torno a una media de 35 km/h, Mikel resistió la bajada térmica al caer la noche gracias a una preparada alimentación y varias paradas tácticas. El termómetro marcaba unos exiguos 9,5 grados cuando coronó el puerto de la Cruz de Hierro, en la provincia de León. Allí se vio obligado a abrigarse y descansar unos momentos antes de lanzarse hacia los alrededor de 250 kilómetros que aún le quedaban por delante.

Sin embargo, en los últimos kilómetros, el titánico esfuerzo de Mikel se dejaba notar en sus piernas. Tras 21 horas pedaleando, su cuerpo ya empezaba a estar muy cansado. Y aunque todavía conservaba opciones de conseguirlo, poco a poco se vio que no iba a ser posible bajar de las 24 horas.

10 kilos perdidos

Sus músculos ya habían llegado al límite y su rendimiento descendía gradualmente. Y no es para menos, porque Mikel ha perdido 10 kilos en esta aventura. Todo ello a pesar de la cuidada alimentación que se planificó durante el recorrido y que se basó, principalmente, en plátanos, nutella con mermelada y barritas energéticas. Además de los casi 15 litros de agua con sales minerales que ingirió a lo largo del día. 

Al final, Mikel Azparren cruzó la meta dando un ejemplo de sacrificio y espíritu de lucha sin límites. Y es que a pesar de ser la tercera vez que no consigue vencer al tiempo, el ciclista vasco puede estar muy orgulloso de su valentía y, por supuesto, de su rendimiento porque en esta ocasión ha acariciado con los dedos su objetivo. La próxima vez seguro que lo consigue.

¡Felicidades, Mikel!